#Covid-19: De las conferencias a la rendición de cuentas

Usted está aquí

13 Abril 2020 | Abriendo Datos CR

Por muchos años nos hemos acostumbrado a que la rendición de cuentas en la Administración Pública es la presentación de un informe que se hace al final de un período administrativo, del cual hay poca o a veces nula retroalimentación. Quizás se haga una nota en prensa, lo cual de todos modos es poco frecuente salvo para las altas jerarquías o cargos de elección popular más visibles.

Nuestra Constitución Política (art. 11) así como la ley 9398 del 28/09/2016, Ley para Perfeccionar la Rendición de Cuentas, nos hablan de elementos como:

  • Evaluación de resultados

  • Mejoramiento continuo en la calidad del accionar estatal

  • Análisis de metas y resultados concretos

  • Limitaciones u obstáculos

  • Retos y objetivos para el mediano y largo plazos

Sin embargo la rendición de cuentas debería ser un ejercicio constante por los beneficios que permite obtener.

 

Nuevos significados de la rendición de cuentas

 

Si tenemos una visión más amplia e integrada debemos recordar que en nuestra Constitución Política establece en su artículo 9 que el Gobierno de la República es participativo. Este eje puede integrarse en la rendición de cuentas como “...una oportunidad para la retroalimentación, pues las personas a quienes se rinde cuentas podrían sugerir formas innovadoras y creativas para el trabajo que se realiza.” (Guía de la Política de Participación Ciudadana del Poder Judicial)

También, en sus materiales sobre Gobierno Abierto, la CEPAL indica que: “ En un mundo cada vez más complejo, las contribuciones de los ciudadanos son un recurso imprescindible para la formulación de políticas públicas. Una adecuada toma de decisiones requiere de los conocimientos, experiencias, opiniones y valores de los ciudadanos.

Podemos así obtener mayor provecho de una rendición de cuentas no entendida ya como un informe final, sino como un ejercicio constante de mejoramiento continuo y una fuente para la creación conjunta de formas innovadoras y creativas para la ejecución de políticas públicas o la prestación de servicios de mayor calidad por la Administración Pública.

Esta relación con la ciudadanía puede hacerse a través de las mismas redes sociales o de las diversas preguntas que se formulen durante las Conferencias de Prensa.

 

Las conferencias de prensa de la emergencia nacional por el Coronavirus

 

La estrategia gubernamental, desde inicios de marzo, ha recurrido a una conferencia de prensa diaria sobre el estado de la situación en cuanto a la emergencia nacional por el Coronavirus, con las autoridades de Salud (Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social) con otros jerarcas ocasionalmente, y a veces hasta el Presidente de la República.

Sin embargo, conforme van pasando los días con mayor frecuencia parece ser un ejercicio monótono y cansado hasta para las mismas autoridades que se presentan ante la ciudadanía a informarnos sobre la situación que a todos nos preocupa. Parecen repetirse situaciones: anuncio de la cantidad de casos, reiteración de medidas sanitarias recomendadas, ocasionalmente restricciones (que no siempre se publican en el Diario Oficial oportunamente) y una serie de preguntas de la prensa (y de otros medios que no se sabe cómo fueron calificados de “prensa”) con reclamos por un lado por preguntas que se perciben necias o repetitivas, y del otro por preguntas que alegan que se quedan sin responder.

Semanario Universidad comenta en nota del 12 de abril 2020 sobre estas conferencias y la participación de la prensa que:

Mediante un chat de whatsapp de Presidencia, las y los periodistas reciben toda la información que se genera sobre la emergencia por el Covid-19, mediante comunicados de prensa, videos, audios, fotos y gráficos. En dicho chat se incluyen medios digitales, noticieros de radio y televisión, medios regionales, internacionales, toda la prensa habida y por haber. Cada mañana, los medios deben enviar sus preguntas, previo a la conferencia de prensa, sin saber qué van a decir las autoridades al inicio.


Las conferencias de prensa como oportunidad de rendición de cuentas

 

Si cambiamos nuestro concepto de rendición de cuentas para que no se limite a un informe de final de período sino a un ejercicio constante de trabajo conjunto podemos tener muchos beneficios.

Aprovechemos para abordar poco a poco algunos temas que nos permitan sacar mayor provecho de esos momentos:

 

  1. Hablemos de la evaluación de resultados: ¿Los resultados obtenidos en cuanto a contagios son los esperados para este momento? ¿Cuáles son las estrategias y acciones que se están desplegando? ¿Cuáles son los objetivos que atienden todas las dimensiones de esta emergencia y de sus consecuencias? ¿Cuáles son los mecanismos de monitoreo y seguimiento? ¿En qué momento y cómo se revisa la estrategia y las acciones tácticas?

  2. Hablemos del mejoramiento continuo: ¿Cuáles nuevas estrategias se están trabajando y mejorando para su futura implementación? ¿Cuál es la efectividad de las medidas impuestas? ¿Cuál medida funciona más, cuál funciona menos? ¿Cuáles acciones de las autoridades sanitarias han funcionado mejor, cuáles no tanto? ¿Y de otras autoridades? ¿Hay coordinación con ciudadanía? ¿Cuál es el rol de las Municipalidades?

  3. Hablemos de innovación: ¿Cómo se está creando un ambiente de colaboración pública y privada, de autoridades y ciudadanía, para la construcción innovadora de soluciones en todas las dimensiones de esta emergencia y sus consecuencias?

  4. Hablemos de limitaciones: ¿Cuáles son los obstáculos que están encontrado en la ejecución de la estrategia? ¿Cómo se planea reducirlos o eliminarlos?

  5. Hablemos del mediano y largo plazo: ¿Cómo vamos a aplanar las otras curvas: la de desempleo y la de la pobreza? ¿Cómo vamos a “regresar” sin perder logros colaterales ambientales que ha habido en calidad del aire, reducción de contaminación sonora, etc.?

 

Mucha de la información que haría una rendición de cuentas más nutritiva podría ser publicada incluso en sitios web oficiales y redes sociales para evitar así preguntas necias e impertinentes de la prensa, que posiblemente surgen de que “Cada mañana, los medios deben enviar sus preguntas, previo a la conferencia de prensa, sin saber qué van a decir las autoridades al inicio.”

Avancemos a una rendición de cuentas como proceso continuo de mejora y de trabajo conjunto. Esta crisis de Coronavirus nos ha hecho replantearnos muchos esquemas y paradigmas a los que estábamos acostumbrados. El futuro exigirá más solidaridad y trabajo conjunto. Empecemos a practicarlo.

 

Añadir nuevo comentario